Sin categoría

Lo que sucedió cuando dejé de comprar juguetes

En 4 años de maternidad he aprendido ( y he tenido que desaprender) muchas cosas. Cuando Marc era un bebé, no le hacía nada de caso a sus juguetes ( como el 99% de los niños…). Así que decidí no comprar demasiadas cosas que iban a quedar sin usar. Marc jugaba con cosas cotidianas, con tuppers, cajas, botellas, cucharas…incluso con su ropa y zapatos. Al crecer y empezar a demostrar interés por los juguetes cuando íbamos al parque, playa etc…volví a coger el hábito de comprar. El problema es que me malacostumbré y lo malacostumbré a el.

Por norma general, tenía dos épocas donde compraba “juguetes buenos”, es decir, de los caros y resistentes : en navidad y en su cumpleaños. El resto de meses, eran juguetes del “chino”, que, cuando se rompían/perdían eran reemplazados por más juguetes del chino. Y ahí fue donde cometí el garrafal error. 

Cuando un niño tiene 2, 3, 4…incluso me aventuraría a decir edades más avanzadas como 7 u 8 años, no saben el valor de las cosas. Lo único que saben es que mamá/papá le compran juguetes por doquier, y que no importa si se rompen porqué al día siguiente se le comprarán más. No entienden si el juguete cuesta 1 euro, 10 o 100. Y por supuesto no entienden el esfuerzo que les puede costar a los padres porqué lo único que ven es que pueden tener juguetes nuevos a diario, o casi.

Para intentar que Marc valorase un poco sus juguetes probé de todo. Explicarle. Enfadarme. Castigarlo sin jugar. Guardarle los juguetes. Tirarlos a la basura. Nada servía. Así que decidimos ser tajantes y decir, ” hasta aquí”.

Pero…¿ que padre no compra absolutamente ningún juguete nunca jamás? Papi y yo establecimos una pauta. Se le compraría un juguete al mes. Solo uno. Si duraba, bien, si no….también.

Ya llevamos muchos meses con esta pauta y estamos muy contentos. Marc NO ha aprendido a valorar más los juguetes aún, en lo que se refiere a “tratarlos bien”. A Marc le encanta romperlo todo y despedezar sus coches, abrirles el motor, quitarle las ruedas…enfin, que parece que va para mecánico el chico. Pero igual que digo que sigue rompiendo sus juguetes, diré que una vez rotos ya no los ignora. Sigue jugando con ellos. Y si los ha roto, encuentra la forma de “arreglarlos” . Un ejemplo que me parece gracioso fue el día que rompió su coche de la patrulla canina….el pobre coche se quedó sin las ruedas traseras…y el tío se las ingenió para poner dos tapas de botellas de plástico donde habían ido anteriormente las ruedas! ¿ Y sabéis? ¡ Funciona ! Y sigue jugando.

Y entonces…¿ que ha pasado después de negarme a comprar juguetes ?

  • Marc desarrolla mejor la imaginación. Ha vuelto a jugar con cosas como cajas de cartón, globos, servilletas…la lana que me sobra de tejer..
  • Aunque al principio pasó por un “sindrome de desintoxicación” : cuándo íbamos por la calle era un “quiero esto, quiero esto otro” constante/ ahora es capaz de gestionar sus deseos y no enfadarse ante nuestra negativa a comprarle juguetes.
  • Juega más y mejor con los juguetes que tiene.
  • Hemos notado un ahorro económico importante ( 2 euros por juguete, unos 20 días al mes…) haced cuentas.

¿ Como gestionais vosotr@s la compra de juguetes ? ¿ Creéis que vivimos en un mundo demasiado materialista?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s