crianza, familia, maternidad, Sin categoría

A veces me miran…

 

 

Y lo noto. Y me hago la tonta. O respondo con una sonrisa. A veces con una mirada desafiante esperando a que la otra persona se atreva o no a decir algo. Depende mi estado de ánimo. A veces paso de todo, a veces lo entiendo y otras me afecta. Así es mi maternidad. Así es ser madre “excesivamente” joven.

A veces alguna persona atrevida se acerca y me pregunta : ¿ Son tuyos o solamente los cuidas ? Eres la canguro…¿ verdad ? Pareces muy joven. ¡ Tan joven y ya dos niños ! y así un largo etcétera .

Y la pregunta estrella es: ¿ Y que tal es ser madre a los 20 ? Y entonces me pregunto…¿ Porqué no me preguntan que qué tal es ser madre primeriza ? O ahora que tengo dos, ¿ que tal llevo la bi-maternidad ? Acaso debo llevarlo mejor o peor que una mujer de 30 años ? ¿ De 40 ? ¿ Son mis miedos, mis preocupaciones, mis dudas diferentes a las de una madre más mayor que yo ? Si hago algo mal, lo achacan a la edad, y no al hecho de que somos personas, y como tal aprendemos en base a errores que cometemos. Y eso pasa a cualquier edad.

Pero no es todo malo. Hay gente dispuesta a sacar lo mejor de sus palabras y me saltan un: cuando tengas 40 y ellos 20…¡ tu seguirás siendo joven ! ¡ que bueno que hayas sido mamá a los 20 ! Mujeres más adultas que yo diciendo…¡hayyyy si volviese atrás los hubiese tenido a tu edad!  Por desgracia, estas frases de apoyo y comprensión se escuchan mucho menos que las críticas.

Y yo respondo a la famosa pregunta: ¿ Que tal es ser madre a los 20 ?

PARA MI, es increíble. A veces me frustro. A veces la cago. También lloro encerrada en en el lavabo, a veces dejo a los niños con papá y me voy con mis amigos porqué me falta el aire, a veces siento que no puedo y que no lo hago todo lo bien que quisiera. A veces tengo dudas. A veces me enfado. A veces me planteo enviar a mi hijo unos meses con su abuela ( total, yo pasaba los veranos enteros en casa de la mía y estoy segura de que a quien me trajo al mundo le venía muy bien) . A veces me planteo si debería haber esperado más para ser madre.

PERO, todo eso es a veces, momentos de flaquezas que, por suerte he descubierto que todas las madres tenemos. He tenido la suerte de conocer y tratar con madres REALES que sienten y comparten los mismos sentimientos que yo.

La otra gran mayoría de veces me levanto y miro sus caritas sonrientes y me siento la mujer más afortunada del mundo. Disfruto de lo mínimo, como puede ser tostar el pan junto a mi hijo y que el se sienta un chef de primera por ponerle la mantequilla a ese pan tostado. Me siento feliz de verlos crecer a diario. De ver lo rápido que se les queda pequeña la ropa y darme cuenta del tiempo que exprimimos juntos. Me siento afortunada de poder construir la infancia de dos niños y ser yo esa creadora. Está en mis manos que su día sea un día increíble disfrutando con ellos. Me siento orgullosa de sus logros. De como mi bebé consigue mantenerse sentado por fin, o comer solo con sus manitas con a penas 7 meses. Y como mi niño grande, ha aprendido a hacer nudos en los cordones y a escribir algunas palabras sencillas. Me siento agradecida a mi hijo mayor, que fue quien me abrió los ojos y me dio fuerzas y valor para alejarme de la gente que no me convenía y me enseñó a tragar mi orgullo.

Así que, por todo esto. Por todo lo bueno y por todo lo malo. Ser madre, independientemente de si es a los 20, 30, 40 o más, es una montaña rusa de sentimientos. Es un coctel que hay que digerir poco a poco y con calma para disfrutarlo. Es un derecho que toda mujer que quiera y desee ser madre debería poder disfrutar.

Para mi, ser madre, es mi proyecto de vida más importante.

20376100_10209542306936369_393302588615516113_n

 

Anuncios

2 thoughts on “A veces me miran…”

  1. Tienes toda la razón, cada una decide ser madre cuando quiere, y aunque para mí, ser madre a los 29 ha sido ideal, reconozco que no tiene que ser lo mejor para los demás.

    Los miedos, las dudas, los ratos de estrés e impotencia… se tienen siendo madre, sea la edad que sea que tengas, así que tranquila.

    El problema, como siempre, es con los comentarios desafortunados de quienes opinan haciendo daño.

    Te mando un abrazo y sigue disfrutando de tus pekes!!

    Te dejo el enlace de un post en el que hablaba de esto mismo, de juzgar la maternidad, espero que te guste: https://mamacuchufletadotcom.wordpress.com/2017/01/23/no-juzgues%ef%bb%bf-mi-maternidad/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s