familia, maternidad, Sin categoría

TDAH de origen hereditario

He estado un poco ausente pero se me han juntado muchas cosas. El final de las vacaciones, vuelta al cole, preparación de material escolar, y proyectos familiares que parece que se empiezan a resolver por fin. Pero, además, he necesitado un poco de tiempo para asimilar que hay muchas probabilidades de que Marc pedezca de TDAH, y, definitivamente, yo tengo TDA ( sin H). 

Ya el curso pasado me lo dejaron caer, pero mientras había discusión entre el CDIAP ( psicologos infantiles) y la pediatra de Marc sobre si diagnosticar a un niño tan pequeño o no, la verdad es que lo hemos dejado pasar, ya que, el TDAH se empieza a diagnosticar sobre los 6 o 7 años, aunque si hay indicios de que el niño o la niña presenta síntomas antes de tiempo se puede empezar con un seguimiento.

Finalmente, decidimos hacer caso al CDIAP y empezar el seguimiento. Preferimos que quizá estemos equivocados y más adelante resulte que no ( cosa que me temo que no va a ser así) a diagnosticarlo más tarde.

Para los que aún no sepan que es el TDAH ( aunque dudo que a día de hoy nadie sepa lo que es así por encimita), es el transtorno de déficit de atención e hiperactividad.  Se reconoce básicamente en tres aspectos: en la falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Tiene que afectar al menos en dos de los tres campos siguientes: social, familiar, escolar. A Marc le afecta en el social y escolar, y parcialmente en el familiar.
A todo esto destaco que Marc no es un niño agresivo, y le gusta compartir, pero aún así tiene muchos problemas de sociabilidad, ya que es muy “intenso”, y se cansa demasiado rápido de estar juntado a una cosa. Si el juego requiere de una mínima atención y concentración, directamente pasa de empezarlo.
Tiene un grave problema de hiperactividad, es imposible que se esté quieto, nisiquiera cuando come, o cuando estamos viendo una película. Por mucho que le guste, tiene que estar en movimiento constante. ¿ Y lo peor ? ¡ Que no se cansa ! Comienza mil cosas, y a la mínima dificultad, la deja a medias y empieza otra nueva. Le cuesta horrores seguir instrucciones por muy básicas que sea. Un ejemplo sencillo sería la rutina de que, cuando llegamos a casa, nos quitamos enseguida la ropa y nos ponemos el pijama. A veces se quita la camiseta y se va directo a jugar. Si le llamo la atención, se quita otra prenda y sigue jugando.  Tiene problemas a la hora de esperar turno, y lo toca absolutamente todo aunque le repitas que no.

Basicamente, nos damos cuenta de que tiene TDAH y que de aquí dos años va a concluir ese diagnóstico porque cumple un 95% de todos los síntomas, en los 3 aspectos que caracterizan el transtorno. Y estoy triste, porque, como he apuntado al principio de la entrada, yo he sido diagnosticada de TDA ( sin H y menos mal), y la verdad es que estoy segura de que si en mi infancia se me hubiese tratado debidamente muchos aspectos de mi vida hubiesen sido mucho más llevaderos. Ahora bien, hay una clara diferencia entre yo de pequeña y mi hijo. A mi no me trataron, porqué básicamente no se me diagnosticó de pequeña, ya que supongo que es muy fácil tachar a un niño o una niña de desordenado, de inconstante o de distraído. 

Por suerte mi hijo ha empezado un seguimiento, y vamos a empezar a establecer rutinas sencillas. Por el momento no os puedo hablar demasiado del tema porqué somos nuevos en el mundo del TDAH pero más adelante, podré ir contando nuestras experiencias y avances ( o caídas) en éste ámbito.

¿ Alguna mami con un niño o una niña con TDAH ?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s