crianza, familia, maternidad, Sin categoría

Cuando los niños pierden su “Adorabilidad”

¿ Alguien en la sala podría decirme la diferencia entre estas dos situaciones?

A)) Estamos en el bus. Un bebé de unos 6 meses, inquieto, quiere brazos, chilla, llora, vuelve a chillar. Aunque el bebé sigue chillando, la gente lo mira con cara de : OOOhhh que moooonooo!! y hasta habrá alguien que lo intente calmar diciéndole palabras cariñosas y hasta canturreándole.

B) En el mismo autobús, hay una mamá con su hijo de 4 años. El niño, que lleva despierto desde las 7 de la mañana, ha terminado su horario escolar. No ha dormido siesta y está terriblemente cansado. Le dice a su madre que quiere sentarse pero no hay sitio, el autobús está lleno. El niño se queja en voz alta y no deja de decir: ¡ me quiero sentar ! La madre, abrumada y cada vez más avergonzada le pide que por favor tenga paciencia, que pronto bajarán y podrá descansar en casa. El niño sigue insistiendo. Todas las personas de alrededor miran con mala cara a ese niño, que “altera” la tranquilidad de los pasajeros. ¡ Es un pesado !

Tanto el bebé de 6 meses, como el niño de 4 años indican una molestia. El bebé quiere brazos, el niño de 4 años, sentarse. Cada uno indica su molestia como sabe y puede: el bebé chillando y llorando. El niño, quejándose en voz alta ( a ver si alguien caritativo le presta el sitio). Entonces..¿ que diferencia hay entre el bebé y el niño, para que a la gente le moleste el grande mientras el bebé hace igual o más ruido?

¿ Por qué expongo el caso? Porque veo a mi niño crecer. Veo que, yo misma empiezo a reñirle por cosas que hace un año me parecían graciosas incluso. Ya no es un niño “pequeño”. Ya tiene 4 años. Ya entiende. Si le mando hacer algo, y no lo hace, o lo hace mal sabiéndolo hacer bien, me molesta. En cambio, su hermano de 9 meses, que es muy sato todo hay que decirlo y hace lo que le sale de las naricillas, por más que le llame la atención, me suelta una sonrisa de oreja a oreja y se acabó. Ahí mismo me mata y se me olvida que le estaba diciendo que “no” a algo.

¿ Porqué esa técnica ya no le sirve a Marc? ¿ Porqué ya no es tan adorable? Y esa es la palabra. ADORABLE. Ha perdido la “adorabilidad”. Y yo, que pensaba que me estaba volviendo loca diciendo que mi hijo grande ya no era tan adorable, de repente, me entero de que es algo totalmente normal. Y aquí os dejo los artículos:

http://pequelia.republica.com/noticias/estudio-indica-que-los-bebes-dejan-de-ser-adorables-al-cumplir-los-cuatro-anos-y-medio.html

http://esasombroso.com/a-los-cuatro-anos-los-ninos-dejan-de-ser-adorables/

Pues sí, chicas. La razón que nos hace fijarnos más en los bebés que en los niños más grandes. Lo que nos hace protegerlos con más ahínco, es su adorabilidad, y esto, no es más, que un modo de supervivencia, si hablamos biológicamente.

Igualmente, y aunque la ciencia avale este hecho ( y yo sepa que tiene razón) me da mucha penita ver como pasa el tiempo de rápido. Quizá se pierda un poco la adorabilidad, pero, para mi, mis niños, son lo más adorable del mundo mundial!

10338266_10203779360546311_5148523515412031653_n
Marc 8 meses
10527621_10203446178331038_8386992537697465469_n
Marc 1 año
10460315_10203571311345211_2544235177266523329_n
Marc 2 años
12512662_10205786368480255_1709651341798731712_n
Marc 3 años
22540056_10210114399918336_3494972683308561727_n
Marc 4 años
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s